Los derechos morales son los que permiten que un creador vea reconocidas la autoría y la integridad de su obra. La ley española reconoce a un autor capacidad para:

  • Exigir el reconocimiento de su condición de autor de la obra (paternidad de la obra).
  • Exigir el respeto a la integridad de la misma e impedir cualquier deformación, modificación, alteración o atentado contra ella que suponga perjuicio a sus legítimos intereses o menoscabo a su reputación.
  • Modificar la obra siempre que respete los posibles derechos adquiridos por terceros.
  • Retirar la obra del comercio, a su entera discreción, si considera que ya no se corresponde con sus convicciones morales e intelectuales (podría conllevar, según los casos, el pago de daños y perjuicios a los titulares de los derechos de explotación).

Casos típicos de hechos que atentan contra los derechos morales de autor son el plagio y la alteración de una obra sin permiso de su autor.