Dominios (4)

Condiciones de registro

El registro de dominios funciona como un negocio cualquiera, y en consecuencia, cada empresa registradora de nombres de dominios ofrece unas condiciones y servicios diferentes. Para elegir una entidad de registro de dominios hay que tener en cuenta las siguientes cuestiones:

Datos

  • En todos los casos, al registrar un nombre de dominio, debemos rellenar un formulario con nuestros datos personales, además del propio nombre de dominio. También hay que indicar los datos de pago (tarjeta de crédito, empresas de gestión de pagos, transferencia bancaria, etc.).
  • Los datos personales que hay que rellenar son los del titular, los del contacto administrativo, los del contacto técnico y los del contacto de facturación, que en el caso de un particular suelen coincidir, pero en el caso de una empresa son distintos.
  • Hay que tener en cuenta que los datos personales son públicos a través del servicio WHOIS, salvo que dispongamos de la función de Whois privado (ver el apartado de Soporte).
  • Por último, hay que indicar los servidores DNS, que pueden ser los de la misma empresa u otros.

Precios

  • Los precios de registro de dominios suelen ser anuales, aunque puede haber descuentos por periodos de más de un año.
  • El registro de los nombres de dominio se hace por anticipado, o sea, hay que pagar cuando se solicita.
  • Hay que distinguir bien entre los precios de cada TLD, ya que no suele costar lo mismo un dominio ".com", que otro ".es", u otro ".org.es", o ".name", por poner algunos ejemplos.
  • También suele haber ofertas llamativas para el primer año, por lo que hay que ver cuál es el precio de la renovación para no llevarse sorpresas.
  • Existen ofertas de todo tipo, incluso "3x2", "primer año gratis", descuentos dependientes del número de dominios que se registran, puntos canjeables por servicios, etc.
  • Cuando se trata de un traspaso de dominio, suele ofrecerse dicho servicio como "gratis", pero en realidad se cobra un año de ampliación.
  • Y por último, y no menos importante, hay que ver qué servicios adicionales se incluyen con el registro, aclarando cuáles son gratis y cuáles implican un sobreprecio.

Plazos

  • Lo más usual es que los registros de dominios se hagan por un año y se renueven anualmente, pero también es común pagar varios años y conseguir así descuentos interesantes.
  • Una de las opciones más importantes a tener en cuenta es que ofrezcan un tiempo (suele ser de unos días) de prueba durante el cual nos devuelven el importe del registro si no estamos conformes con el servicio contratado.
  • El tiempo de registro de un nuevo dominio suele ser estar entre uno y tres días, aunque en algunos casos es inmediato.
  • El tiempo de traslado de un dominio suele oscilar entre cinco y diez días.

Dominios de primer nivel

  • No todas las empresas registran cualquier clase de dominio, ya que suelen especializarse en algunos de ellos, unas trabajan con más terminaciones y otras con menos.
  • Lo más común es que gestionen los más usuales .com, .org, .net, .eu, .es, pero dependiendo del sector de la empresa y del país al que pertenece, suelen ampliar su oferta a otros TLD.
  • En caso de querer registrar un dominio con caracteres especiales (IDN), se suelen registrar dos dominios, uno con los caracteres especiales, por ejemplo "josépérezgómez.es", y otro con caracteres ASCII, que en nuestro ejemplo sería "joseperezgomez.es". El primer nombre de dominio se utiliza como redirección (cualquiera que lo teclea es redirigido al segundo dominio). El segundo nombre de dominio es el dominio activo y se utiliza para contener la página web, para gestionar el correo electrónico, etc.

Seguridad

  • No todas las empresas registradoras utilizan los mismos sistemas de seguridad aplicados a los dominios. Los más usuales son:Bloqueo de dominios
    • Bloqueo de modificaciones. Con esta opción se puede bloquear cualquier tipo de modificación de datos. Si alguna vez queremos modificar algo (dirección postal o teléfono, por ejemplo), antes hay que desbloquear esta función.
    • Whois privado. Esta opción es muy interesante para evitar el spam, ya que protege la identidad del propietario del dominio ocultando sus datos y su dirección de correo electrónico.
    • Bloqueo de transferencia. Con esta opción podemos asegurar que nadie puede transferir nuestro dominio sin nuestro permiso.
  • Por supuesto que lo más interesante es que se disponga de todos los sistemas de seguridad, aunque no siempre se ofrecen gratis.
  • No todas las extensiones soportan todos los sistemas de seguridad, así que hay que asegurarse y preguntar.
  • En España, los servicios de registro de dominios deben cumplir con la LOPD.

Asistencia

  • Todos los registradores de dominios ofrecen algún tipo de soporte o asistencia técnica, pero es importante saber en qué condiciones se realiza.
  • La asistencia o soporte más completo es el de 365/7/24 (365 días al año, 7 días a la semana y 24 horas al día), aunque también se ofrece como 24/7.
  • Aunque muchas veces no se indica, hay que asegurarse del plazo máximo de compromiso de respuesta. No es lo mismo que haya un compromiso a contestar en un máximo de una hora que en un plazo de 24 horas, por ejemplo. Tampoco es lo mismo que solo contesten en horarios laborales o que lo hagan a cualquier hora del día y de la semana.
  • Si la empresa está ubicada en una localidad con un gran desfase horario respecto del nuestro (cuando nosotros estamos trabajando ellos están durmiendo) y no tienen compromiso de respuesta, es muy normal que siempre nos contesten con mucho retardo.
  • Las modalidades posibles del soporte son: por correo electrónico, por tickets, por chat, por preguntas frecuentes (FAQ), por glosarios de términos, por asistentes, por vídeos, por demos, por foros, por correo postal o por teléfono. Mientas más opciones haya, mejor.
  • También es muy importante saber el idioma en el que ofrecen el servicio de asistencia, soporte o ayuda, teniendo en cuenta que algunas veces, aunque ofrecen asistencia en español, las respuestas se elaboran con traductores automatizados o personas poco conocedoras de nuestro idioma, y también, que puede haber partes de la ayuda traducidas y partes no.

Formas de pago

  • No todas las empresas registradoras ofrecen los mismos sistemas de pago. Las más usuales son:
    • Tarjeta de crédito (VISA, MasterCard, etc.).
    • Transferencia bancaria.
    • Cargo en cuenta bancaria.
    • Sistemas de pago online a través de pasarelas de pago especializadas (Pay-Pal, 2Checkout, etc.).

Panel de control

  • Es muy normal que las empresas registradoras de dominios permitan el control de éstos a través de un Panel de control, que suele contener los siguientes apartados:
    • Datos del cliente.
    • Gestión de dominios.
    • Control de facturas.
    • Gestión de DNS.
  • En algunas ocasiones el registrador ofrece la posibilidad de interactuar con una demo del Panel de control antes de hacer el contrato, lo que es muy de agradecer.

Es difícil encontrar algún registrador que cumpla todas las condiciones que nos interesan y que al mismo tiempo tenga precios reducidos, así que nos toca buscar, preguntar, indagar, probar, comparar,..., lo mismo que cuando vamos a comprar cualquier otro producto comercial.

Panel de controlAunque seleccionar un registrador de dominios pueda resultar algo complicado la primera vez, lo mejor del proceso es que, una vez elegida la entidad y hecho el trámite del registro y la configuración de los servidores DNS, normalmente no hay que hacer nada más, salvo pagar cada vez que venza el tiempo contratado, siempre que nos interese mantener el nombre de dominio, claro.

Si el usuario no se atreve a configurar adecuadamente las opciones de su nombre de dominio, no debe preocuparse, ya que siempre puede pedir al soporte de la empresa registradora que lo haga por él.

Una vez hecho el registro de un dominio con un registrador, siempre se puede cambiar a otro agente. Solo hay que pedir el traslado al nuevo registrador.

Y si alguna vez decide no continuar con el dominio, simplemente debe comunicarle al registrador su decisión de no renovarlo y cuando venza el plazo del contrato del registro, vuelve a estar libre para cualquier otra persona que lo quiera registrar.

Existen dos estados especiales para los dominios: la redirección y el aparcamiento (parking).

Las redirecciones y los aparcamientos de dominios suelen funcionar como cualquier registro normal, solo que el primero sirve para reenviar a otros dominios y el segundo sirve para reservar un nombre de dominio y dejarlo pendiente de su activación cuando se considere oportuno.