Imprimir

Del libro: "En llama de siempre"


III
Condenadas lentejas de Esaú:
¡qué mucho cuestan!

¿Primogenituras?... Bah; son nonadas.
Suponen tan inmensamente más…
Preguntadle a Esaú,
que os dirá su razón de las lentejas.

¡Qué de vericuetos y peripecias!
¡Cuán trabajosas por siempre resultan!

Si no faltaran ellas, las lentejas,
¿Quién sucumbiría al triste designio
de la vulgar materia?
Ah, pero existen ellas, las lentejas,
grato condumio que la vida alienta.
Preguntadle a Esaú,
que os dará la versión de su carencia.

¡Yooo…! ¿Para qué contaros?
Sin ellas… las lentejas de Esaú…
¡Diablo..! ¡Demonio…! ¡Qué poder el suyo!
¡Es ineludible su sed eterna!

-
José Rivero Vivas
Del libro: En llama de siempre
Obra: V.07 (a.51) Inédita
(Fecha aproximada: Primavera de 1963. Londres)


Autor:
José Rivero Vivas
Categoría: Artículo
Fecha de publicación en este medio: Sábado, 01 Julio 2017 12:20
Responsable de esta información: Administrador de ACTA

» Volver